El músculo subescapular

(M. subscapularis)


 

Como músculo esquelético en el área de los hombros, el músculo subescapular cubre en su totalidad el lado interior del omóplato. Su tendón llega hasta el tubérculo menor del húmero y el interior de la diáfisis del hueso. Junto con otros tres músculos (M. supraspinatus, M. teres minor y M. infraspinatus), forma un manguito rotador y estabiliza el húmero en la cavidad articular. La articulación del hombro cuenta con una proporción muy reducida de estructuras óseas, por lo que su fijación tiene lugar principalmente por medio de la musculatura que lo rodea. Debido a la ausencia de soporte óseo, es la articulación esférica más flexible del cuerpo humano.
El músculo subescapular es el rotador interno más potente del hombro. Además, su parte inferior permite colocar el brazo junto al cuerpo (aducción) y abducirlo con la parte superior.
El ancho extremo de su tendón ejerce un importante papel protector contra luxaciones del húmero.

Todos los músculos del manguito rotador tensan la cápsula articular del hombro y le aportan estabilidad adicional.

Disciplinas deportivas con un gran rango de movimientos (tenis, natación, disciplinas de lanzamiento y deportes de juego) suponen un esfuerzo intenso para el M. subscapularis y todo el manguito rotador.
 

 

 

M. subscapularis

 

Origen:

Parte delantera del omóplato (Fossa subscapularis)
 

Inserción: Tubérculo menor del húmero e interior de la diáfisis del hueso (Tuberculum minus humeri y Crista tuberculi minoris)
 
Funciones:

Rotación interna, aducción, estabilización
 

 

 

 

Ejemplo de ejercicio

 

 

Rotación interior con  
cable de tracción

 



Ejecución del movimiento:

  • Colocarse delante de la estación de cables de tracción (eje del hombro perpendicular al cable de tracción)
  • Llevar el rodillo a la altura del codo
  • Sujetar el mango con la palma de la mano, el pulgar debe quedar hacia arriba
  • El brazo debe formar un ángulo de 90° (antebrazo paralelo al suelo)
  • El codo y el brazo deben quedar fijos junto al cuerpo
  • Llevar la mano por delante del cuerpo hacia el otro lado superando la resistencia del cable de tracción
  • Rotar el brazo hacia dentro a la altura de la articulación del hombro

 

Respiración:

  • Espirar durante la rotación interior
  • Inspirar en el movimiento de retorno

 

Correcciones:

  • Evitar coger impulso
  • Fijar la parte superior del brazo al cuerpo
  • Prestar atención a ejecutar movimientos lentos y controlados
  • Amplitud de movimiento máxima

 

Variantes:

  • Rotación interna con cinta elástica Thera-Band

 


 

Debido a la ausencia de soporte óseo, la musculatura del hombro contribuye de forma decisiva a la movilidad y la estabilidad del brazo a la altura del hombro. El manguito rotador está implicado en todos los movimientos diarios del brazo. Además del rotador interior, es necesario entrenar siempre también el músculo antagonista para lograr una estabilidad equilibrada. Para fortalecer el M. subscapularis puedes utilizar los siguientes accesorios de entrenamiento:

 

 

Volver a vista general de guía muscular

 

Aparatos Fitness
¡Pruébalos ahora personalmente in situ!
66x en Europa
Nº 1 en Europa para el Fitness doméstico
66x en Europa